Qualcomm actualiza sus procesadores para soportar cámaras de 192 megapíxeles en móviles

El desarrollo de un procesador es algo muy complejo que no termina en el momento de ”empaquetar” el chip en un teléfono. La frecuencia está ahí, la cantidad de núcleos, también, pero luego los fabricantes pueden añadir mejoras de optimización vía software, y eso es lo que acaba de hacer Qualcomm con sus chips Snapdragon más recientes.

Y es que, del procesador depende prácticamente todos los elementos del teléfono. Lo más evidente es la potencia (y el rendimiento debido a tal), pero también depende del procesador la cantidad de megapíxeles y cámaras que un teléfono puede montar, ya que es el procesador el que se encarga de procesar los datos de la imagen.

No solo las fotografías dependen del procesador, también el vídeo. De hecho, recientemente os contamos que el Pocophone F1 se actualizaba para soportar la grabación a 4K y 60 frames por segundo, por lo que, como veis, poco a poco se van haciendo retoques en diferentes elementos del teléfono que antes estaban ”sellados” de fábrica.

Los procesadores que Qualcomm ha actualizado son los Snapdragon 855 (el más potente de la compañía norteamericana), el Snapdragon 845 (que sigue dando de qué hablar y que monta el Pixel 3, por ejemplo), el Snapdragon 710 y, también, las gamas 676 y 670.

Estos procesadores ya soportan cámaras de 192 megapíxeles en móviles, pero como no existen, vamos por los 48 de teléfonos como el Redmi Note 7, os preguntaréis de qué vale que los procesadores se actualicen para tal fin. Lo cierto es que esta actualización no solo mejora la cantidad de megapíxeles que soporta el procesador, también otros procesos.

El Nokia 9 Pureview, por ejemplo, con sus cinco sensores y el ToF necesitan una gran potencia de cálculo para manejar la información de cinco fotos simultáneas a 12 megapíxeles, todas ellas en RAW. Como os contamos en nuestras impresiones, el teléfono (con el Snapdragon 845) tarda unos segundos en procesar tal cantidad de información.

Móviles de menos de 200 euros más vendidos en Amazon

Estas mejoras en los procesadores pueden significar una reducción del tiempo de procesado de la imagen, además de conseguir que las fotos ”tiradas” en ráfaga, de unas 30, por norma general, tengan un acceso más rápido en buffer, así como conseguir eliminar el retraso del obturador, reducir el ruido y otras mejoras que se pueden lograr vía software.

Eso sí, tan importante es el software del procesador como el de la cámara, y aunque los fabricantes cada vez se preocupan más por esto, hay algunas mejoras a nivel de procesamiento de imagen que deben seguir implementando en sus aplicaciones de cámara. Un ejemplo es lo redondo que es el software de Google, que poco a poco va llegando a otros fabricantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *